El paso del tiempo

Un año. ¿Se dice fácil verdad? ¿Y dos? Pues también.

Desdé febrero del 2015 deje de escribir aquí, con los meses deje de escribir prácticamente ¡en todos lados! Deje de leer -pero eso ya se los había contado- deje de hablar con muchas personas que en algún momento fueron de lo más importantes de mi vida. Aún importan, si, pero ya no están tan presentes en mi día a día.

El 2015 me paso de noche, lo admito. Pero el 2016 fue horrible, tuvo sus momentos buenos y bastante divertidos; pero no es un año que quiera recordar  y aún así se que lo llevare a cuestas el resto de mi vida para bien y para mal.  Sigue leyendo

Anuncios

Toda una vida: Internet y yo.

Hace 25 años, se uso por primera vez la World Wide Web en el CERN , en Suiza. Tal vez no pensaban que llegaria a tanto -o tal ves sí, sólo ellos lo sabrán- , pero lo ha hecho y yo.. yo le debo más de lo que pueden imaginar. 

Comencemos por el principio, tengo tres años menos que el Internet, aunque ya ando rozando los veintitres, y gran parte de mi vida me la he pasado sentada frente a un libro o una pantalla.

Pero comenzaré contando todo en su orden, porque si no tu y yo, nos vamos a perder.

Sigue leyendo

Avances de retos Vol. II

Pues no leí mucho estos meses ¿Saben? Pero ya me aventé un montón y eso es genial, he descargado como bestia otros tantos y bueno aquí voy con el avance de los retos que tengo, desearía no repetir libros , pero es imposible.  Igual si encuentro otro, lo cambiaré , para repetir menos.  Leo mucho, pero luego olvido el reto y no me acuerdo *suspira y se va*

Sigue leyendo

Profundidad

Porque lo odio. Y porque realmente en el mar la vida no es tan sabrosa como la pintan.

Te odio , te odio y te odio. 

¿Lo escuchas? Sí, ese sonido que tu madre describe como arrullador, tu padre por otra parte siempre dice que es estimulante ¿Y el resto de la familia? Esta encantada. 

También tu piel, tu cabello y tus pulmones perciben el cambio, te arde la piel por más bloqueador que uses, el sol y la sal la queman de a poco, te pica el cuero cabelludo y pareces un león. 

Una opresión crece en tu pecho y te impide respirar, eso es lo que más te frustra, inhalar y exhalar aire caliente, pesado… sentirlo como algo espeso y lleno de tierra atravesando tu interior. 

 

Sigue leyendo