Micro y cuentos

Los micro cuentos son todo un arte, una ciencia exacta que yo no profeso. Pero este año como el anterior llego a mi #PalabraViajera . Es en Twitter parte de una actividad que organiza una revista cuyo nombre no recuerdo y probablemente nunca recuerde.

El año pasado te daban una palabra y debías hacer un micro cuento que cupiera en un tweet + el hastag que la incluyera, este año no fue diferente. “Cicatrices” fue mi palabra en el 2013 y “Serenata” en el 2014.

Pero con el transcurso de los días y el hecho de que al parecer el bloqueo en el que me sumí desde antes de mi cumpleaños parece estar desapareciendo, y aunque no quiero cantar victoria si puedo volver a respirar les dejaré los intentos dé micro cuentos que han brotado de mi estas semanas.

Y aquí van:

Es su culpa dijo en un susurro y en voz queda le contesté -No, es mía. Su mirada interrogante me hizo añadir – Le creí todos los “te quiero“.

Cerró los ojos a la luz, el  dolor era insoportable y el agotamiento se estaba llevando su alma. Pero su esfuerzo valió la pena al escucharlo llorar, su trabajo estaba hecho.

¿Quién te ha robado el alma? Me preguntó sonriente, pensé en tu nombre. Le miré a los ojos y sonreí, no quería decirle que no era él.

Había prometido que le vería pronto, pero no esperaba que fuese así. Sin volver a escuchar su voz diciendo mi nombre.

Lo sintió deslizarse lentamente y explotar en su boca, no había una sensación igual. Era algo sublime sentir derretirse el chocolate amargo en su boca.

Estaba parado al inicio de la escalera, al verme bajar abrió los brazos como si fuese a envolverme en ellos. La realidad nos dio de frente , nada era igual y el abrazo nunca llego.

Era una extensión de su brazo , Abel no podía vivir sin él. Pero había llegado la hora de despedirse y lo dejó partir con sentimiento . Otro ocupo su lugar  y  lo perdimos otra vez. ( P.D. Aquí se habla de Abel y su simbiosis con su iPhone)

Escucho los acordes y corrió esperanzada esperando que fuese él cumpliendo una vieja promesa. Pero la serenata no estaba bajo su balcón.  ( #PalabraViajera 2014)

Juntó cicatrices para llegar a ese momento, la luna brillante lo observaba desde los cielos. ( #PalabraViajera 2013)

No son pocos, pero tampoco son tantos. Si te gustan y los compartes sólo avisa de donde los sacaste . *Los avienta al mundo del internet*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s