Chocolate con cereza.

La primera vez.
Una historia , que es en verdad no es más que un recuerdo plasmado en palabras
La primera vez que te vi.. no te vi realmente a ti… solo el vacío de esa carpeta negra sobre la banca, carente de fotos y frases de colores..  Y tus manos.. Nerviosas jugando con los dedos y un lapicero… y simplemente tu ausencia dentro del salón…
Inconsciente o tal vez no tan consiente… en la esquina de esa hoja de libreta con esa tinta azul que tanto me choca, por que se desparrama sobre las hojas blancas y mancha toda la pureza… trace solo dos palabras… Con letras gordas, como si fueran burbujas…
-Be Happy
Trace dos tres líneas mas.. Un decorado sencillo, y arranque el trozo de papel… tome tu carpeta… y Cynthia. A mi lado  solo pregunto ¡¿Qué haces?!… La mire pero no respondí me limite a seguir dibujando bancas con plumones de colores…  Su mirada fue de confusión… y a pesar del disimulo en su voz  la incredulidad resonó en mi su voz al susurrar no sé si con intención o no de que yo escuchara…  “-Pero si tu no le hablas… ”
No importo… Encerrada en mi mundo… Solo vi tus tenis regresar al salón y moverse con un tic nervioso, arriba y abajo… No levante la mirada hasta la pregunta tirada al aire cuando tus ojos chocaron con ese papel en tu el folder negro… ¿Y esto? 
Levante la mirada veías las letras… Volteaste a ver a Cynthia como pensando fue ella… y atine a decir: – Fui yo… y sonreí con esa sonrisa vacía que solía adornar mi rostro  tus ojos denotaron confusión, pero sonreíste tristemente… regrésaste la mirada a los trazos que bien podían no decir nada y decirlo todo… y sonreíste de verdad… y un gracias escapo de tus labios… pero en tus ojos, se reflejo la sorpresa por el detalle de una desconocida  y tu triste semblante simplemente mejoro.
 Con esa frase más sencilla que el aliento, más común que un hola… y en ocasiones, se podría decir carente de sentido…  Logre poner una sonrisa en tu rostro… tal vez efímera… Tal vez ilusa. Pero un detalle vale más que decenas de rosas y hace sentir que importas… y no se me escapo. La mirada que mi tocaya de aun lado… de incredulidad y desasosiego ante mi atrevimiento y tu mejoramiento…
Y regrese a encerrarme en mi mundo de desasosiegos y colores extravagantes… pintando bancas con mundos de colores alucinantes… mientras la frase enigmática con la que Eduardo me saludo en esa clase resonaba en mi cabeza… “Un día mi estimada Tanit, su apoyo serás tú” 
Mentiría si digiera que la comprendí.  Mentiría si digiera que sabía que se refería a ti… No lo comprendí hasta hoy.  Hace no más de 40 minutos que tu mamá se marcho de mi casa y me dio las gracias por el apoyo que yo le doy. Y por ser yo tu amiga y su última frase de agrade cimiento hizo un eco, con la voz de Eduardo en mi cabeza…  “eres un ángel niña, me da gusto que aparte de nosotros y su novia,  su apoyo más importante seas tú
Y  en este instante caí en cuenta que Eduardo será charlatán o que podrá danzar con sus gatos en dos patas, bailando y cantando alrededor de una fogata en taparrabos adorando a la luna pero… creo que esta vez. Le acertó. Se refería a ti…  

Anuncios

One thought on “Chocolate con cereza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s